El mundo tiende a disfrazar todo para conseguir los objetivos que persigan, lo importante es hacer de una corriente la verdad, obviamente equivocada, pero al final de todo intenta es posicionar sus intereses malignos sin tomar en cuenta las consecuencias. Todos caemos en esa trampa y decimos “no le veo lo malo” e iniciamos la travesía de caer en malos hábitos, y vicios que nos apartan del propósito de vida.

Todos asocian “propósito de vida” con fama y resulta que no es así, yo lo asocio más bien con “ayudarnos a nosotros mismos, nuestro entorno y al que se pueda en general” esta es la vida, y así cada quién va poniendo su grano de arena y nuestra sociedad no sería lo que es ahora.

Los eufemismos, o la manera de no llamar a las cosas por su nombre, son un fenómeno lingüístico de plena actualidad porque las palabras son un arma cargada de significado.

¿Sabes qué es un eufemismo? Es cuando usas palabras “más técnicas” para que una realidad suene mejor y te veas “más interesante”. Realmente no es necesario que los uses, lo mejor es que llames a las cosas por su nombre.

Un filósofo griego llamado Epicuro de Samos, explicaba que cuando enfocamos nuestra felicidad en factores externos, la sometemos a cosas que están fuera de nuestro control: como las opiniones de los demás, las recompensas y situaciones impredecibles. Al contrario, debemos poseer autonomía y ser capaces de forjar nuestra felicidad tanto por lo que poseemos internamente como por nuestro entorno. El éxito no depende enteramente de nosotros, ni es completamente aleatorio. Una vez que entendamos ese balance, estaremos más cercanos a la felicidad y la disminución de frustraciones.

¿Por qué los griegos sabían tanto?

Veamos un ejemplo

eufemismo muller noria llamar las cosas por su nombre

Aquí está un claro ejemplo de lo que sucede en redes sociales, no podemos disfrazar nuestras acciones, emitimos opiniones de lo que nos sucede para quedar bien y no asumimos que algo pasó que no nos permitió triunfar, en vez de eso fracasamos y de dicho fracaso aprendimos y depende de cada quien intentarlo nuevamente o buscar otros proyectos que le permitan conseguir el triunfo constante que todos en la vida queremos cuando emprendemos algo.

Realizar periódicamente una evaluación nos permitirá disminuir el fracaso, pero si acaso no, si no evaluamos, sino reflexionamos, porque nos confiamos en nuestra propia prudencia, entonces debemos ser inteligentes.

Evita el Eufemismo

Nunca es tarde para empezar de nuevo, vemos siempre como personas de la llamada “tercera edad” o adultos mayores se han propuesto proyectos que son propios de la juventud, pero que ellos lo asumieron, lo vivieron, están triunfando y el secreto está en no darse por vencido:

Les coloco unos ejemplos para que nos inspiremos juntos: 😀

‘Hinadan’ es una aplicación para smartphones que consiste en ordenar de forma correcta unas figuras tradicionales japonesas que se exponen con motivo del día de las niñas en Japón. Esta aparentemente sencilla ‘app’ tiene como desarrolladora a Masako Wakamiya, una anciana japonesa de 81 años que comenzó a aprender informática a los 60.

Fuente: Excelsior.com

 

 

 


La primera vez que el modelo chino Deshun Wang desfiló en una pasarela tenía 79 años. Fue en la Semana de la Moda de China y llevaba un pantalón del diseñador asiático Sheguang Hu. El pecho (bastante atlético, teniendo en cuenta su edad) lo llevaba al descubierto. Hoy, Wang cuenta 80 años y se ha convertido en un símbolo del lema “nunca es tarde para…”.  En una profesión que casi empuja a la jubilación a aquellos que han pasado la treintena, este hombre de pelo plateado ha roto los esquemas al demostrar que la edad no es un impedimento para pasear por las pasarelas.

Fuente: El País


historia millonaria de david sanders fundador de kfc

A los 65 años se le ocurrió la idea de franquiciar su negocio, entonces lo que hizo fue ir de restaurante en restaurante y ofrecer cocinar su pollo frito obviamente con su receta y el negocio era que por cada pollo que se vendiera el cobraría $0.05 dolares.

No le fue tan fácil conseguir el éxito ya que tocó mas de 1000 puertas de las cuales fue rechazado, pero su constancia hizo que después de 2 décadas viera recién los resultados. En ese momento tenía alrededor de 6.000 restaurantes en todo el mundo y sus ventas superaban los $2.000 millones de dólares.

A los 88 años el Coronel Sanders, Fundador de Kentucky Fried Chicken (KFC) era billonario.

Fuente: De cero a millonario

Historias que inspiran

Estas tres historias nos ayudan a no darnos por vencido, frecuentemente busco información de este tipo que me permita no rendirme para así impulsar más y más mi emprendimiento de asesoría y capacitación.

No es novedad que por la juventud uno se acelere en algunas cosas, se confíen en otras, tome malas decisiones, pero esto no es motivo para quedarse en el aparato, para quedarse en “neutro” y no avanzar. La clave estará en aprender y seguir adelante.

Otro punto importante es no dejarse cuestionar por los “opinólogos” que siempre aparecen en tu vida, muchas veces sin pedirlos, te dirán que pareces “bipolar”, que porque ahora no estás en el mismo plan, y un sin fin de críticas que sino estás parado en algo firme desistirás de tu idea y te irás a trabajar como dependiente otra vez, y ojo no está mal, no creo que todos hayan nacido para ser emprendedores, pero si tu iniciaste un proyecto fundamentándolo en un plan sustentable.

No es necesario:

  1. No es necesario que te rindas,
  2. No es necesario que te culpes por tu fracaso,
  3. No es necesario que disfraces las derrotas,
  4. No es necesario que aceptes todo lo que te puedan decir.

Más bien enfócate en:

  1. Arma un buen plan,
  2. Sé flexible,
  3. Trabaja en equipo,
  4. Consigue esforzarte cada día más,
  5. Organizate siempre,
  6. Abraza la disciplina,

5 ventajas de llamar las cosas por su nombre

  1. Sabes que terreno estás pisando.
  2. Evalúas rápidamente que acciones tomar.
  3. Te das cuenta que solo es un momento transitorio, que la tormenta no durará para siempre.
  4. Alientas a otros a seguir adelante y a no rendirse.
  5. Flexibilizas tu plan y resuelves sin tantos lamentos.

Cada quien debe vivir su vida propia, debe entender que las experiencias son importantes, pero no siempre necesaria, por eso tener a quién acudir en momentos cuando lo necesitemos es totalmente valido, somos débiles y nos hacemos fuerte cuando tenemos a Dios quien nos dice siempre “Yo iré contigo donde quieras que vayas…”

No endurezcas tu corazón y mantente siempre humilde aceptando cada reto de la vida y superando cada obstáculo con fe y optimismo, pero sobre todo llamando las cosas por su nombre. #Sencillito

mullernoriaView all posts